viernes, 24 de abril de 2020

¿Era necesaria una continuación de "El Cuento de la Criada"? l Los testamentos de Margaret Atwood

Sinopsis:

Cuando las puertas de la furgoneta se cerraron de golpe tras Offred al final de El cuento de la criada, los lectores no tenían forma de saber cuál iba a ser su futuro: la libertad, la prisión o la muerte.Con la publicación de Los testamentos, la espera ha terminado.

Margaret Atwood recupera la historia quince años después de que Offred se adentrara en lo desconocido, con los testimonios asombrosos de tres narradoras del mundo de Gilead.
"Los testamentos" acontece quince años después de los eventos de El cuento de la criada. Se está gestando una crisis y ahora podemos experimentar su caída a través de los ojos de tres mujeres: tía Lydia, una mujer poderosa que ayudó a construir la sociedad; una joven que está creciendo en Gilead y otra adolescente que vive en la frontera con Canadá, que ahora se da cuenta de que ella podría ser la que salve a las personas del régimen. 

Valoración personal:

Quise darle una oportunidad al libro. Lo intenté, créanme que lo intenté. Me sacudí lo mas que pude tanto la adaptación televisiva como el libro antecesor, traté de ser empática con la autora y su necesidad de adaptarse a una audiencia más joven, pero no, sencillamente no pude.  Mucha de mi molestia y decepción viene por un sesgo personal, ya que el gran clásico de distopía feminista fue un libro que marcó mi vida, pero después de semanas de pensarlo, estoy segura que puedo decir que esto no es un producto digno de de Margaret Atwood. Si, la pluma de la autora sigue estando ahí pero se comporta mas como una sombra que se deja llevar por lo que (cree) espera su audiencia y menos como la dueña de la narrativa. 
Hubieron factores y detalles que encontré mas irritantes que otros, pero seleccioné estos tres para esclarecer mi molestia: 
  • El cambio tan brusco de estilo narrativo.Si tienen el antecedente de haber leído "El cuento de la criada", desde el principio pueden notar diferencias considerables en este libro. Dejamos de un lado la perspectiva y el lenguaje reflexivo de June para conocer la voz de una de sus principales victimarias: la tía Lydia, quien demuestra que no es tan leal al régimen. También conocemos a una chica en preparación para ser esposa de un poderoso general y a otra que debe ser preparada para entrar desde el exterior como espía en Gilead. Aquí es donde viene lo penoso: las tres voces son muy débiles y poco definidas, lo que resulta triste considerando que cualquiera podría haberse convertido en un personaje fascinante por derecho propio, si se hubieran explorado con mayor profundidad.
    En general,en donde antes se nos ofrecía un lenguaje bastante seco (que nos servia para conocer lo mecánico del pensar de June) aquí hay un ritmo más ágil y detallado que deja poco a la imaginación. Creo que si querías conocer las otras caras de Gilead y el lado mas esperanzador y bonito, lo disfrutarás. Si querías una visión mas política de la situación de las criadas,no será el caso. 
  • La extraña dinámica que se espera de los lectores. Nunca en mis años de lectora, me había tocado ver una dinámica narrativa que consistiera en: leer un libro, después ver una serie y luego leer la segunda parte del libro. Entre más lo pienso, más extraño me parece el fenómeno. Es evidente que el objetivo de este libro era que la autora pudiera recuperar (y monetizar, por supuesto) la narrativa de la adaptación televisiva, al mismo tiempo que apacigua el apetito de los seguidores de su obra. Y si, repito, para poder leer este libro tienes que haber visto al menos las dos primeras temporadas de la serie televisiva. 
  • Su poca agenda política.
    Solo de pensar en este punto, siento como me enerva la sangre. Un libro que formó y formó a generaciones de activistas, merecía una segunda parte con una agenda política marcada.

No aporta absolutamente nada al universo de la historia y menos al género de distopía feminista.  En donde "El cuento de la criada" nos obliga a mirar lo peor del patriarcado,"Los Testamentos" parece que quisiera suavizar los bordes del mismo. No conocemos nada de las corrientes psicológicas que impulsan el cambio en la visión de los tres personajes principales y UNA VEZ MÁS utiliza el recurso de incluir una conferencia al final que "desacredita" todo lo dicho acerca de las violaciones que comete este país ficticio. 

¿Mi conclusión? Este producto no era necesario y pasará a la historia como un burdo intento de obtener dinero de sus seguidores. El cuento de la criada seguirá siendo estudiado por generaciones de estudiantes de literatura, Los testamentos; no. 





8 comentarios:

  1. Lo presentiiii XD bueno menos mal me ahorre de esto porque si presentia que no estaria a la altura!

    ResponderBorrar
  2. ¡Qué fuerte! Yo solo leí El cuento de la criada y no vi la serie porque no soy de series, pero he leído muchas opiniones similares a la tuya y, bueno, si mucha gente llegó a esa conclusión es que en verdad el libro no era necesario.

    ResponderBorrar
  3. Uyyyy la verdad es que por un lado no se me antoja leerlo y por otro traigo el morbo. Ya veremos que lado gana.

    ResponderBorrar